Convirtiendo tus ideas en proyectos de emprendimiento

Todo empieza con tu proceso creativo, ese momento cuando te sientas con una hoja en blanco y te pones a moldear poco a poco esa idea que siempre has tenido en la mente. Al principio algo abstracta pero mientras más forma le das, te das cuenta de su posible utilidad y de que gracias al marketing, podrás hacer que tus futuros consumidores sientan la necesidad de tener tu producto o servicio. Poco a poco vas trabajando hasta que un día consideras que ya tienes suficiente material para convertir tu idea en un plan de emprendimiento. Ya, desde ese preciso instante, eres un emprendedor.

Ahora bien, entre tantas ideas que se te ocurren, ¿cómo saber cuál sirve y cuál desechar? Pues todo va a depender de lo que quieras lograr, de tu entorno y de tus recursos. Son muchas las variables que pueden influir en esta decisión. Por eso, existen varias técnicas, como una matriz FODA, que te ayudarán a saber si tu producto es viable o no. Siéntate, investiga, conoce cuál sería tu posible target y objetivos. Una vez que tengas todo esto claro, ¡manos a la obra! Es hora de emprender ese viaje que con mucho trabajo y esfuerzo, se transformará en tu fuente de ingresos. Cuando ya por fin sepas que debes poner en marcha un proyecto, plantéate todos los pros y contras que se pueden presentar en el camino para que no te agarren de sorpresa.

Ya en el punto que sientas que tu proyecto va viento en popa, es muy importante prepararse, evalúa tus prioridades y ve siguiendo un plan de acción que te lleve al éxito. En esta fase es muy importante que busques personas con experiencia que puedan servirte de mentor o tutor, que por sus vivencias puedan aconsejarte y darte a conocer los detalles que posiblemente has pasado por alto. Cuando veas que ya tu proyecto es sólido y tu modelo de negocios es llamativo, ha llegado la hora de buscar inversores, personas que confíen en ti y que sepan que tu producto es bueno. Estas inversiones en tu proyecto te ayudarán a crecer aceleradamente y de esta manera poder cumplir con todas tus metas. Todo esto será el resultado de meses e incluso años de esfuerzo, pero que siempre valen la pena.